Gustavo Petro, presidente de la República, le salió al paso a las críticas que se han conocido en contra de la reforma tributaria que radicó su gobierno en el Congreso de la República, iniciativa que ha encendido las redes sociales con múltiples comentarios.

En el marco de la reunión que sostuvo el mandatario colombiano del Pacto Histórico con el consejo gremial en la Casa de Nariño, fue enfático en señalar que si la reforma tributaria tiene elementos de mejora, se deben realizar los respectivos debates y discusiones que permitan que sea enriquecida en su conjunto.

“Nosotros queremos que se apruebe esa reforma tributaria, mejorando lo que sea mejorable, enriqueciéndola incluso, en temas que no hemos visto”, sostuvo Petro.

Y agregó en su declaración en la Casa de Nariño: “En una perspectiva que disminuya la desigualdad social, que al gravar más la persona natural protejamos la empresa y dentro de la empresa, la empresa productiva”.

De la misma manera, el jefe de Estado insistió que el objetivo primordial que tiene la reforma tributaria es proteger la producción, garantizando igualdad, además de tener un fortalecimiento de las finanzas del Estado.

¿Se viene una ‘peluqueada’ a la reforma tributaria?

Este martes, las económicas conjuntas del Congreso se verán cara a cara con el ministro de Hacienda, Jose Antonio Ocampo, quien hará la presentación formal de la reforma tributaria, con la que el Gobierno nacional pretende recaudar cerca de 25 billones de pesos.

Cabe señalar que este no es el inicio formal de la discusión sobre la reforma tributaria, sino que es el espacio que otorga el Congreso para que el Ejecutivo exponga en detalle los lineamientos de la iniciativa. Sin embargo, desde ahora, los partidos políticos ya anunciaron que le van a dar una buena ‘peluqueada’ al proyecto, especialmente en los temas más sensibles.

Uno de los más inquietos frente a lo que contiene esta reforma ha sido el Partido Conservador, que a pesar de ser cercano al Gobierno no ha tenido problema en lanzar duras advertencias que pondrán sobre la mesa durante el debate.

La colectividad ve con preocupación que los impuestos a los dividendos, el impuesto de renta y el impuesto de industria y comercio, al igual que cambios al esquema de zonas francas, puedan afectar la inversión.

“Esto estimularía la producción y generación de empleo”, señalaron los conservadores.

Frente a las ganancias ocasionales, “el aumento de la tarifa que propone el Gobierno nacional, de igual manera podría desincentivar la inversión y le restaría competitividad al país. Adicionalmente, afectaría sectores como la construcción que genera empleo y mercado de capitales, importante para la financiación de empresas”, anotaron.

Dicen que si bien el Gobierno del Pacto Histórico ha señalado que las propuestas sobre los impuestos saludables son favorables desde la perspectiva de salud pública, “el Ministerio de Hacienda debería valorar el impacto que estos podrían tener en el consumo y la inflación”.

Además, les preocupa la afectación a los precios de los combustibles en zonas de frontera que, sin duda, incrementará el costo de la gasolina. “Es innegable que esas medidas subirán el precio de venta que tendrán que asumir los consumidores de estas regiones”, alertan.

Esta propuesta de eliminar los subsidios a los combustibles en las zonas de frontera tampoco cayó bien en el Partido Liberal.

“Se encarecería el transporte, los alimentos y las materias primas, además de que se dispara el contrabando”, explicó finalmente el representante liberal Carlos Ardila.

Fuente: Semana